Alicante es un destino gastronómico extraordinario. Es famoso por sus numerosos tipos de arroces y por diversos platos basados en su gran variedad de productos del mar y de la huerta. En 2019 la provincia de Alicante cuenta con 15 estrellas Michelin repartidas en 11 restaurantes. Sin embargo, para tener una buena experiencia gastronómica en Alicante con estos consejos no hace falta gastar mucho dinero.

Para la comida de diario puedes escoger entre comer en casa, en la universidad o en restaurantes de menú que por precios ajustados ofrecen buena calidad. En Alicante hay que “salir de tapas” pero te puede resultar un poco más caro.

No dejes de conocer el Mercado Central donde hay productos frescos de gran calidad y restaurantes informales, aunque no siempre son económicos.

Para ocasiones especiales, Alicante ofrece una gran variedad de restaurantes de alta calidad, algunos de ellos con estrellas Michelín.

Arroces y pescados son la base de nuestra gastronomía. La “paella” es para turistas, para nosotros son los arroces, de los que hay decenas de variedades. Las más conocidas son el arroz “a banda”, “negro”, “del senyoret”, “caldero” todos de pescado, o el “de magro y verduras”, al horno o  “con costra”, con “conejo y caracoles” o el “de pata” con base en carnes. La “fideuá”, es un plato alicantino que sustituye el arroz por una pasta especial. Otro plato a probar es el “gazpacho manchego” o, como especialidad de la costa “gazpacho de pescado”. Los salazones son también una especialidad de Alicante y la “pericana” que es una entrada o un aderezo también es propia de la zona. La “olleta alicantina” es un “plato de cuchara” de invierno.

La “horchata”, los turrones “de Alicante” o “de Jijona” y el helado “de turrón” son productos dulces que debes probar.

En cuanto a vinos, en la provincia de Alicante hay vinos de primerísimo nivel. Para entrar en la “cultura del vino” te sugerimos visitas a vinícolas, catas y vinaterías que encontrarás en nuestra sección ¿Dónde Voy?

En los restaurantes suelen ofrecer el “vino de la casa” que habitualmente tiene una relación precio/calidad muy aceptable.